Buscar nuestra vocación no se trata simplemente de elegir una carrera o un trabajo. Es reconocer aquellas características que nos distinguen y los rasgos que nos definen muy especialmente. Es saber quiénes somos para poder definir hacia dónde nos queremos dirigir. Es construir sobre nuestro camino a partir de la personalidad, gustos y disfrutes. Es armar nuestro recorrido, dejando nuestra huella personal, con nuestro propio estilo único y original.